RITUAL nace en octubre del 2020 como un proyecto de residencia que plantea una experiencia colectiva de producción artística en un momento incierto e infértil, escaso de oportunidades laborales para las artes vivas, a raíz de la crisis global ocasionada por la COVID-19. Es una residencia que se nutre y centra en el work in progress, transcurre de 1 a 8 meses, o quizás más, en función de las necesidades de los procesos que se vivan cada vez que suceda y, según el compromiso que asuman lxs residentes con su obra/trabajo/investigación en proceso. Se da por medio de invitación personal, opera desde la plataforma de satis.FACTORY project.os, e intenta manifestarse como un proceso comunitario, horizontal, y de escucha para todas las personas involucradas. Busca librar los procesos creativos de la presión del tiempo y la demanda capital, y a su vez crear una dinámica continua basada en procesos íntimos y solidarios, construidos desde la comunicación, el trabajo en equipo, la maximización de los recursos a mano, la crítica constructiva y a beneficio del trabajo e intereses de los y las artistas residentes. Se enfoca en fomentar un proceso en torno a la performativadad donde el error, la repetición, la experimentación y la documentación alimenten sus múltiples resultados.

 Desde la curaduría se busca desarrollar una metodología para artistas de mediana carrera cuyo enfoque parte de visibilizar y crear nuevos canales de interdisciplinariedad para que el work in progress tenga tanta importancia como la obra misma; logrando crear durante este período un intercambio de saberes y experiencia en relación a la práctica de las artes vivas. El proceso va acompañado de interrogantes como: ¿qué es un ritual? ¿cuáles son nuestros rituales? ¿cómo habitar el tiempo desde el rito? Preguntas que nos han llevado a contemplar respecto a cómo ritualizar las experiencias artísticas y cuáles pueden ser los resultados y/o posibilidades de una curaduría performativa, enfocada en la acción desde lo procesual, la interacción, el cambio y la concientización del otro curador- artista – público – espectador ... 

Bajo la curaduría de Erika Martin, lxs intérpretes costarricenses Ana María Moreno, Estefanía Dondi, Susana Vargas, Laura Murillo y Adrián Arriaga fueron invitades a reflexionar y desarrollar un solo tomando como punto de partida sus propias interpretaciones, reacciones, o lecturas en relación ritual como concepto/idea. Es decir, más allá de las definiciones o conclusiones que plantean las miradas antropológicas y sociológicas respecto a los rituales, se buscó darle paso a nuevos significantes, tomando como punto de partida el movimiento, el uso del cuerpo y la acción.

Ritual – Residencia de producción artística 0.01

25 de noviembre del 2020 al 28 de agosto 2021.

Residentes invitadxs _ Ana María Moreno / Susana Vargas / Adrian Arriaga / Estefania Dondi / Laura Murillo Soto

Fase Uno: 1 semana en __Temporal

Iniciando el 25 de noviembre de 2020 hasta el 13 de enero de 2021, cada residente habitó La Sala (en __Temporal) durante 7 días como sala de juego, exploración y laboratorio de desarrollo para el inicio de su ritual; en su séptima noche presentaron el work in progress de su propuesta ante las demás residentes e invitados. Las noches de rito se convirtieron en un ejercicio performático para ellxs, de contemplación para el público, de escucha y atención para todxs; además de crear un espacio en el que se ritualiza la obra en proceso. Las reuniones post-performance generaban una colectivización y operaban como un puente de comunicación y solidaridad entre lxs residentes para propiciar una apertura al diálogo y la reflexión entre performers y su público. Lo que transcurre de manera imprevista en esta reunión se convierte en un rito de paso de la obra y una extensión del performance que interpela a él y las intérpretes sin códigos o reglas, guiándoles hacia la transformación de manera progresiva, por un tiempo delimitado, en distintos lugares y ante diversos públicos.

Fase Dos: Recorrido del Ritual

Las noches del 15 y 16 de enero del 2021, se creó una interacción entre residentes y espectadores, en un recorrido por cinco espacios ocupados por work in progress de los cinco residentes. Este ejercicio expuso el trabajo en proceso ante un público desconocido, al cual se le invitó a formar parte del proceso, presenciando las propuestas y posteriormente reuniéndose alrededor de una fogata para cuestionar, opinar y retroalimentar, junto con los colaboradores, él y las residentes, respecto a las performances recién vistas.

El recorrido duró alrededor de 2 horas y ocupó el espacio de satis.FACTORY y una residencia privada a tan sólo 20 metros; lo que implicó movilización, contemplación y luego reflexión conjunta por parte de los y las espectadores.

Asistieron aproximadamente 33 personas.

Fase 3: Una semana en satis.FACTORY

Como cierre del tiempo en residencia, retomamos de alguna forma la primera etapa del proceso. Cada performer habitó el espacio de satis.FACTORY por una semana, y presentó su performance ante un público de invitadxs, elegidxs según las necesidades de su proceso y trabajo en proceso. La dinámica bajo la que las y el artista eligieron presentarse en esta etapa, se basó en un proceso de diálogo, acompañamiento, sugerencias e inquietudes definidas entre curadura y residentes. Esta última etapa se enfoca de nuevo en la búsqueda de cada artista, en su investigación o reflexión en torno al ritual y la incorporación de 8 meses de exploración en

Fase 4: Documentación

Como cierre del tiempo en residencia se creó un material audiovisual que representara y a su vez reinterpretara desde este lenguaje el performance de cada residente. Documentando por Gustavo Abarca, gracias al apoyo técnico y de asistencia de Gabriel Araya Herrera, se documentaron las propuestas en diversos momentos entre abril y agosto del 2021.